Aseo del paciente operado

por Carmen Chamadoira (TCAE)
Hospital Meixoeiro de Vigo

Os dejo las diapositivas explicadas de la clase “Aseo del paciente operado” del curso “El papel de la TCAE en una unidad de Cirugía Cardíaca” celebrado a principios de este mes en el Hospital Xeral de Vigo. A quien le interese dejo este enlace para ver el resto del curso.

Título

¿Puede ir a la ducha?
¿Hay que asearlo en la cama?

Si el paciente puede ir a la ducha, le ayudamos a que se levante con ayuda de la venda.

Le ponemos zapatillas, las adecuadas deben ser cerradas por detrás y con el piso de goma, para evitar deslizamientos. Como podemos observar éstas están cortadas, ya que el paciente tiene los pies edematosos, para que le entre bien la zapatilla.

Debemos tener la precaución de coger todo lo que el paciente tenga colocado, marcapasos, sonda vesical, drenajes, etc.

Si tiene telemetría puesta debemos desconectarla antes de ir a la ducha.

Los drenajes debemos desconectarlos de la aspiración y llevarlos con nosotros, teniendo especial cuidado de no volcarlo.

Ponemos en el suelo de la ducha ropa seca, para evitar caídas

Quitamos todos los apósitos que tenga el paciente para poder lavar y secar las heridas correctamente.

La esternotomía se lava con una esponja desechable, suavemente y sin arrastrar, una vez que la hemos lavado no debemos volver a tocarla si ya hemos usado la esponja para otras partes del cuerpo.

Después de haber secado correctamente al paciente, le ponemos el camisón y las zapatillas. Volvemos con él a la habitación, y le dejamos sentado en el sillón.

Una vez que lo hemos sentado, colocamos bien todos los aparatos, el drenaje le conectamos la aspiración, ponemos el marcapasos encima de la cama y colocamos telemetría si la tuviera. Dejaremos todo lo que el paciente pueda necesitar a su alcance, el timbre también, para evitar que intente levantarse él solo.

Si el aseo es en cama, debemos tener a mano todo lo que vayamos a necesitar.

Cogemos agua en la palangana y procedemos al aseo. Debemos comenzar igual que antes, retirando apósitos y lavando las heridas lo primero.

 Ponemos camisón y dejamos siempre boca arriba, con el timbre a su alcance.

 

Una vez que el paciente está aseado, hacemos la cama y dejamos todo correctamente recogido.

 

No pondremos todavía la faja, la enfermera debe venir a hacer la cura de la esternotomía.

 

Luego la enfermera se la pondrá, al terminar la cura.

 

 

Los comentarios están cerrados.